Cuento de la iguana para niños

Este es un cuento para niños que se llama "Cuento de la iguana para niños". Es un cuento sobre una iguana llamada Gaby que vivía en una selva tropical. Gaby era una iguana muy curiosa que se pasaba el día explorando la selva. Un día decidió aventurarse y descubrir el mundo más allá de la selva.

Gaby comenzó su viaje y pronto descubrió que había muchas cosas emocionantes para explorar. Se encontró con un montón de nuevos amigos y vivió muchas aventuras divertidas. Esta historia cuenta toda la diversión que Gaby tuvo durante su viaje mientras descubre el mundo más allá de la selva.

La Historia de la Iguana

Había una vez una pequeña iguana llamada Gogui. Vivía en la selva tropical con sus padres y hermanos. Todos los días, Gogui se divertía explorando la selva y descubriendo cosas nuevas.

Un día, Gogui estaba explorando en la selva cuando se encontró con una serpiente muy grande. La serpiente le dijo: "¿Quieres que te enseñe cómo sobrevivir en la selva?". Gogui estaba nervioso, pero decidió seguir a la serpiente para aprender.

La serpiente le enseñó a Gogui cómo encontrar comida, cómo evitar a los depredadores y cómo esconderse en la selva. Mientras aprendía, Gogui también se dio cuenta de que la serpiente no era una amenaza para él, sino una amiga.

Juntos, decidieron explorar la selva en busca de un lugar donde Gogui pudiera vivir. Después de mucho buscar, encontraron una pequeña cueva en un árbol grande.

Gogui amaba su nuevo hogar y pronto comenzó a hacer amigos entre los animales de la selva. Descubrió que los monos eran muy divertidos de jugar, los pájaros le cantaban canciones y los elefantes eran muy fuertes y le ayudaban a protegerse de los depredadores.

Con el paso del tiempo, Gogui se volvió más fuerte y más inteligente. Aprendió a defenderse, a comer bien y a disfrutar la vida en la selva.

Un día, Gogui se encontró con una vieja iguana que le dijo: "No hay nada como la selva. Aquí puedes encontrar alegría, amor y amistad". Gogui sabía que la iguana tenía razón.

Desde entonces, Gogui ha vivido feliz en la selva. Siempre se recuerda de su amiga serpiente y espera conocer a otros animales y descubrir nuevas cosas.

 

Moraleja: Siempre hay una forma de encontrar el amor, pero a veces hay que tener paciencia e intentarlo hasta que finalmente suceda.

Espero que hayas disfrutado de la lectura de esta historia. ¡Hasta la próxima!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir